¿Ilegalizar a Podemos? Pues si. Y a PP y PSOE también.

Federico Trillo y Felipe de Borbón, junto al entonces jefe del Ejército del Aire, Eduardo González-Gallarza.

El jefe del Ejército del Aire durante la tragedia del Yak-42 pide la ilegalización de Podemos.-

Así reza el titular del articulo de El Diario con la noticia sobre la opinión del General González Gallarza al respecto de los motivos que aprecia y que, según su propia opinión (y la de muchos españoles más), podrían ser causas suficientes para la ilegalización de la formación de extrema izquierda “nacida de los efluvios políticos habituales en la farándula asamblearia de la Complutense”.

“El que fuera jefe del Ejército del Aire (JEMA) durante el segundo mandato de José María Aznar y con Federico Trillo como ministro de Defensa, Eduardo González-Gallarza, ha pedido en la revista Tierra, Mar, Aire la ilegalización de Podemos” (eldiario.es)

No seré yo quien cuestione la idea del General pues, si dijera que la medida de la ilegalizacion me disgusta, resultaría hipócrita por mi parte.

Aún gustándome la propuesta echo en falta alguna otra reacción, por parte de los militares, que más adelante reflejaré.

El exJEMA asegura en el texto que hay “un partido que ha surgido no sé cómo y al que incomprensiblemente se le tolera concurrir” a los comicios “cuando lo que se habría que haber hecho es prohibírselo y no sé si incluso declararles fuera de la Ley (sic)”. González-Gallarza asegura que Podemos está “contra la Constitución, la Bandera (sic), el Himno Nacional, están dispuestos a Suprimir la Semana Santa, a ceder la Catedral de Córdoba (sic) a los musulmanes”. eldiario.es

Por otro lado, no deja de resultar curioso que el digital enfatice el dato de que el padre de González Gallarza fuera por periodo de 12 años ministro del Aire, durante la dictadura de Franco, y no ofrezca, por ejemplo, la información de que, en el caso de Pablo Iglesias -uno de los fundadores de Podemos-, su padre, Javier Iglesias, fue un relevante militante de aquellaexcrecencia criminal del PCE fundada en 1973 por su rama marxista leninista para asesinar policías y guardias civiles, maquillando los crímenes con la épica de la lucha armada contra la Dictadura Fascista de Franco”: el FRAP.

Volviendo al tema de las “ilegalizaciones”, y habiendo dejado claro anteriormente que las presuntas faltas o delitos en contra de enseñas nacionales me disgustan sobremanera, decir que igualmente antisociales y antiespañolas -o más si cabe- me parecen las actuaciones de los partidos políticos mayoritarios -principalmente el PP y el PSOE-. Tanto el asunto de los ERE y la “Formación” por parte de los socialistas; como los de la trama Gurtel, la financiación ilegal del partido, los sobresueldos en B y la cuestionada y cuestionable Amnistía Fiscal del PP, toda esta serie de mangoneos, corrupción y mala administración, podrían ser, presuntamente, motivos sobrados para pensar que, ambas formaciones, obran de forma más parecida a las bandas del crimen organizado que a las de los propios partidos políticos “democráticos”. ¿Esto no es motivo de ilegalización para la Justicia Española?. Ah… ¿que los que están en el CGPJ los han puesto estos mismos grupos? Entonces no hay nada que hacer sino aguantar… ¿y acatar?

Sin embargo, ante estas circunstancias, parece que no haya nadie que grite al cielo la justa necesidad de ilegalizar dichos “partidos políticos”. Y mucho menos aún esperar que lo haga público ningún general.

Solo sé de una formación política –FE de las JONS– que no se ha mordido nunca la lengua a la hora de clamar que la ilegalización de los partidos corruptos es acción inprescindible si se quiere vivir en una sociedad justa; en una sociedad donde la Justicia Social sea algo más que un par de palabras bonitas. Esto, lo que vivimos desde hace casi cuarenta años, esto es, incuestionáblemente, una cleptocracia consentida.


Fernando Rodríguez Mayo.-