– Gobierno en funciones; dirección del PSOE en funciones… Llegó la hora de las “defunciones”.-

La socialdemocracia española ha muerto.

Las culpas de la defunción del PSOE deben repartírselas entre prácticamente todos los protagonistas de la política española. Una parte -importante- de la culpa es del liberalismo “en funciones” instalado en el Gobierno, conchabado con el sector “opositor” socialista, partidario también de la consecución del vigente régimen bipartidista, cleptocrático y corrupto “hasta las trancas”.

Reo de culpa se debiera hacer igualmente al “rebelde” Sánchez. El rebelde incomprendido al que pocos quieren fuera de su camarilla de panyaguados. Por mucho que se escudara en “lo que quiere la militancia” es seguro que, si hubiera podido postular de nuevo para líder en un congreso extraordinario de su partido, tras la consecutiva ristra de fracasos cosechados por el cabecilla de “la pechoe”, es muy probable que no le hubieran votado ya ni los de su casa.

133 votos a favor y 107 en contra de la propuesta de Pedro Sánchez, según informó El País.

© REUTERS/ Andrea Comas.-
© REUTERS/ Andrea Comas.-

Ahora ya está todo -o casi todo- dicho. El rebelde ha dimitido tras once horas de azarosas y calientes disputas en Ferraz. El Comité Federal votó contra la propuesta de su secretario general de convocar un Congreso extraordinario para noviembre, lo que evidencia la falta de apoyos a la que fue, hasta ayer, dirección del partido.

La intención de Pedro Sánchez era, desde el inicio de la jornada, realizar una votación sobre la posibilidad de convocar un Congreso extraordinario para noviembre, precedido de primarias.

La dirección socialista y sus detractores tardaron once horas en alcanzar el acuerdo sobre qué votar, cómo hacerlo y cuántos miembros estaban capacitados legítimamente para participar. Ante la situación de bloqueo reinante en toda la jornada, los “sanchistas” decidieron poner una urna por su cuenta sin el permiso de la Mesa que gestiona el Comité Federal. Esa decisión aumentó la tensión en la sede socialista recibiendo el rechazo no solo de los críticos, sino también de algunos miembros del partido con posiciones cercanas a Sánchez “el rebelde”.

Los “susanistas” respondieron a la colocación de esa urna, que se presumía irregular, al grito de “pucherazo”, decidiendo tras esto recoger firmas para plantear una moción de censura contra Pedro Sanchez.

La Mesa del Comité Federal anunció que el carácter extraordinario de su reunión impedía la tramitación de una moción de censura por mucho que se recogieran las firmas que habitualmente se requieren para ello.

Finalmente, para desbloquear la situación, se pacto entre ambas partes una votación a mano alzada sobre la propuesta de Sánchez de convocar el Congreso extraordinario. Resultado de la negativa a dicha propuesta fue la dimisión del, hasta ayer, líder de los socialistas.

Ahora, tras la eliminación de Sánchez y la presunta futura abstención del grupo socialista a la hipotética investidura de Rajoy Brey como Presidente del Gobierno de España, lo que resta conocer es… ¿Quien mueve los hilos de todo este enmarañado asunto?.

Más importante aún, ¿queda alguien que crea existe alguna diferencia entre el PP de Rajoy Brey y el PSOE de los adinerados Bono, González y demás?.

Yo -debo ser bobo- no aprecio ninguna diferencia sustancial y creo que podrían estar todos en una misma banda. Algo así como ¿Cleptócratas Unidos? (jamás serán vencidos), unas siglas unificadoras que mostraran al Pueblo Español que nada de lo que hay es como nos lo pretenden hacer ver.

¿Para que andar con diferencias de siglas si al final todos van a lo mismo?

Fernando Rodríguez