– Encarnizada lucha por el Poder en la extrema izquierda y la maniobra de Iglesias para blindarse un puesto en la dirección podemita.-

El actual líder de la extrema izquierda no quiere quedarse sin parcela de poder y encabezará su lista para asegurarse la presencia en el “Consejo Ciudadano” en caso de que un mal resultado le hiciera dimitir como secretario general.-


(Fernando Rodríguez).- La batalla por el control del bloque izquierdista ha resultado ser una lucha “a muerte” tras comprobarse que el desacuerdo entre las facciones que concurren es inamovible.

La violenta situación que se está viviendo en Podemos, esa lucha personalista y ególatra protagonizada por las dos principales figuras del partido morado, ya se ha cobrado esta semana dos “víctimas” relevantes en la Ejecutiva de Podemos.

Carolina Bescansa, hasta ahora número tres del partido, y Nacho Álvarez, secretario de Economía, presentaron su dimisión en la directiva del partido este miércoles, anunciando que no participarían en ninguna de las candidaturas que aspiran al poder tras Vistalegre II. Ambos acusan a Iglesias y Errejón de haber actuado “de espaldas a la voluntad de diálogo y acuerdo” y, por eso, no pueden integrarse en ninguna de las listas que competirán por la dirección política de la organización.

Europa Press

Iglesias, que en un principio no pensaba ir en ninguna lista, ya que no tenía ningún rival que aspirara a dirigir el partido, ante el cambio de rumbo de los acontecimientos, y para blindarse un puesto en el chiringuito, se ha reservado el número uno de su candidatura asegurándose así una parcela de consejero en la futura dirección.

Mientras tanto, en el sur de España, van apareciendo nuevos candidatos y listas que, según parece, quieren sumarse a la contienda izquierdista de moda en los medios del sistema.

Aquello de “Vamos contra la Casta” o “Somos los de abajo contra los de arriba” parece que, a Iglesias y sus comunistas, se les ha olvidado muy pronto.

Fernando Rodríguez