El porqué de mi “si” a Correa.

Rafael Correa: ¿Socialista? ¿Neodesarrollista? Pues, la verdad, no lo sé…

No faltan en ocasiones interpelaciones, de amigos y camaradas, con la cuestión ¿Por qué dices que te gusta Correa cuando es socialista y presidente de un país encuadrado en la ALBA?” No me suelo extender en explicarlo pues, por suerte para el Ecuador, no es un único factor el que hace que mis simpatías por Correa sean las que son (conste que nada que ver con lo que siento por el colombiano Maduro, metido a dicadorzuelo de la, también bolivariana, Venezuela).

Cuando quien pregunta es afiliado o simpatizante del Partido Popular -que si, que los tengo- puedo tirar rápidamente de un tema que, por su gran importancia, está en el candelero político de nuestra Nación: el aborto.

¿Cómo no va a ser importante el que se pretenda dar -o se le de- tintes de legalidad, e incluso de moralidad, a algo tan aberrante como el hecho de quitar una vida humana? ¿Cual si de cortar un esqueje de la planta de una maceta se tratase?

Pues si. Miren ustedes por donde, en este asunto, la presunta moralidad y humanidad de los populares españoles se desvanece mientras, en el Ecuador, el “socialista” Correa mantiene impasible su postura de que “el embrión es vida”, y no descarto yo el hecho de que se llegue, prontamente en aquel país, a la humana y necesaria circunstancia de darse el #AbortoCero.

Y no solo respalda mi postura la razón anteriormente expuesta, no. Hay más…

El caso de que el Ecuador perdiera su moneda, dolarizándose en el año 2000, con el gobierno de Jorge Jamil Mahuad Witt, es muy similar a lo ocurrido en la España del gobierno de Rajoy y el Partido Popular. El sucre, moneda ecuatoriana con 116 años de vigencia en el país, se fue al garete por una maniobra del mentado presidente Jorge Jamil. Durante su mandato aconteció la crisis financiera en Ecuador de 1999, quebraron una docena de bancos ecuatorianos y similar número de instituciones del sistema financiero. Mahuad expidió una ley de salvataje bancario, que destinó recursos del Estado para atender a los problemas de los bancos privados que habían quebrado. ¿De qué me suena esto?…

Desde entonces han estado supeditados a la moneda de los Estados Unidos y, aún así, el Ecuador ha avanzado mucho. Muchísimo -diría yo- después de acceder Correa a la Presidencia en 2007.

Tras aquella debacle que hizo que millones de ecuatorianos se vieran forzados a emigrar para poder trabajar y enviar un sustento a los suyos, ya que en su país era imposible -¿les suena esto de algo a los españoles de 2014?- y tras acometer varios años después, desde el gobierno, unas medidas similares a las tomadas por Chavez en Venezuela -con evidentes mejores resultados a la larga-, el Ecuador prosperó bastante en materia social. La economía de las familias comenzó a recuperarse y el emprendimiento de las pequeñas empresas (prácticamente, una mayoría de ellas, pequeños negocios familiares) comenzó a dar sus frutos.

Totalmente convencido lo digo: Algo haría el ecuatoriano mejor que Chavez en Venezuela, aún teniendo el dolar estadounidense como moneda en uso. Sus detractores dicen que la dolarización freno “su revolución”. Yo digo que, dicha revolución, se hizo con muy buena gestión y primando ante todo un factor tan elementalmente necesario -y envidiado- como es la Justicia Social ¡Y todo ello sin la cantidad de petróleo que disponía y dispone el país vecino!

correa-ecuadorSe construyeron viviendas que el pueblo ecuatoriano podía comprar y, lo mas importante, pagar. Todo ello sin someter las promociones sociales y ayudas para vivienda a los precios de la burbuja inmobiliaria (me vuelvo a acordar de mi Patria y lo que ha hecho la clase política en compadreo estafador con la casta bancaria y financiera).

Si. Correa tuvo su tiempo negro con el asunto de la brigada de las FARC que sobrepasó las fronteras -para cobijarse del ataque merecido de los militares colombianos y los rangers de USA- pero…nadie es perfecto en esta vida pues -miro a España de nuevo- en algunos paises “democráticos”, los políticos sientan a los que matan a su pueblo en los escaños de las mas altas instituciones del Estado.

Hoy en día, el gobierno Correa, abre las puertas del “Silicon Valley” del Ecuador, una gran obra que llevará tiempo pero que aporta futuro y esperanza a aquel país. Mientras, en España, nos han querido meter un chiringuito llamado “Eurovicio”, que no iba a aportar al común de los españoles más que Mafia e incomodidad para que se forraran los de siempre, dando mas impunidad a los que ya la tienen. Menuda diferencia de políticos…

Este simple argumento que pretendo respalde mi opinión no está formado solo por noticias y hemerotecas, no. Tengo amigos y conocidos ecuatorianos con los cuales conversé sobre el asunto y, la mayoría, están encantados con el devenir de su país.

Por eso y por mucho más, un servidor, le da un “SI” al, socialista para unos, neodesarrollista para otros, populista para ambos, Rafael Correa.


Fernando Rodríguez Mayo